Aktion Gemeinwohl!

Gemeinsam vom Mangel in die Fülle

VI. Asuntos públicos

Una cultura madura se caracteriza por el hecho de que los ciudadanos se hacen responsables de su comunidad. Esto es prácticamente imposible en los países gobernados despóticamente. Pero incluso las culturas “avanzadas” en Canadá, Escandinavia, Australia y Europa Occidental y Central tienen una grave contradicción fundamental. Esta contradicción fundamental se refleja en el hecho de que, por un lado domina la economía con fines de lucro, por el otro, un sistema de partidos que marca el panorama político, Entendiéndose la democracia, es decir, el gobierno popular – como una delegación de poder de una casta política profesional. La democracia se convierte en un manto de invisibilidad para un sistema que continuamente apoya un orden económico que está en contra de los intereses del bien común.

Por lo tanto una cultura madura y emancipada debe reflejarse en un sistema de autogobierno, cuyo espíritu incondicional esté basado en el bien común. Pos eso cuantos más ciudadanos de esta cultura participen activamente en esta tarea común, más partidos obsoletos habrá que representen a menudo a los grupos de intereses adinerados.

Dando como resultado los siguientes valores:

  • Una cultura madura basada en el autogobierno.
  • Una autogestión de la moneda y aumento del bien común.
  • El fundamento de la autogestión orientada al bienestar donde haya personas que asuman la responsabilidad y se comprometan con el bien común y su código de ética subyacente.

 

[download id=”6″]

Dieser Post ist auch verfügbar auf: Holandés, Inglés, Francés, Alemán, Ruso